Era, sobre todo…

“Era, sobre todo, en verano, cuando los plomos de los techados se fundían cuando aquellos grandes muros ennegrecidos en tristeza abundaban, cuando la canícula o el brumoso otoño,
irradiaban los cielos con su fuego monótono,

y hacían adormecer, en los esbeltos torreones,
los vocingleros gavilanes, terror de los blancos pichones; estación de ensueño, en que la musa se engancha durante un día entero al badajo de una campana;
donde la melancolía, al mediodía, cuando todo duerme, el mentón en la mano, al fondo del corredor,
—la pupila más negra y más azul que la de la Religiosa de la que cada uno sabe la historia obscena y dolorosa—, arrastra un pie fatigado por precoces molestias,
Y su frente humedece aún la languidez de sus noches.”

Las Flores del Mal

Baudelaire

Sin mirar atrás

“Seguir adelante sin mirar atrás, a veces, o muchas veces, es lo mejor…pero no siempre, cuando ese “adelante” se convierte en excusa, en huída…cuando atrás dejamos tristeza y pesar que podíamos haber remediado con un poco de esfuerzo, cuando perdemos la empatía (cuánto hablamos de ella y qué poco la usamos) y, aún así, sabemos que continuar no es la opción…a veces hay que permanecer y, si ya hemos partido, volver por un tiempo…al menos intentarlo…”

Tránsito

“Dulces flores, vespertinas, olvidadas, unidas en un triste ramo con mi mano las sujeto, no tengo fuerzas para alzarlas, ya no tengo fuerzas…la luz baja difuminando la vida, suavemente, casi sin tocar el suelo, comienza el tránsito, por fin caminamos solos…mi dama y yo…”

Lágrimas

“Ojos tristes, nostálgicos, rostro que habla de tiempos de dominio en el mar, pequeños números que, como lágrimas, descienden hasta ahogarse en ese agua que plácidamente te envuelve…”

Musas

P1010321_1136

“Que el rumor hasta mí llega vagamente,

Es una de esas antiguas lamentaciones, Musas de los pobres auverneses,
Que antes en las horas ociosas
Tanto nos deleitaban con frecuencia.

Y, su esperanza destruida,
La pobre se marchó tristemente; Y yo pensé de inmediato
En el amigo a quien amo tanto,

Que me decía, paseándonos,
Que para él era un placer
Que semejante serenata
Llegara en un prolongado y monótono holgar”

Las Flores del Mal

Baudelaire

Atardecer

P1010210_0921

“Hace ya mucho que se puso el sol, dijo por fin; el prado está húmedo, de los bosques llega frío.

Algo desconocido está a mi alrededor y mira pensativo. ¡Cómo! ¿Tú vives todavía, Zaratustra?

¿Por qué? ¿Para qué? ¿Con qué? ¿Hacia dónde? ¿Dónde? ¿Cómo? ¿No es tontería vivir todavía? –

Ay, amigos mios, el atardecer es quien así pregunta desde mí. ¡Perdonadme mi tristeza! El atardecer ha llegado: ¡perdonadme que el atardecer haya llegado.”

Así habló Zaratustra

Nietzsche

Soneto de otoño

_JJA3955
En el año el otoño es un sosiego
y es la más suave de las estaciones
en ella se perdonan los perdones
y renace el anhelo solariego

el otoño no tiene sol de fuego
ni turbas ni dramáticas visiones
los dolores se van de vacaciones
y la brisa en las tardes es un juego

en el otoño pasa la jornada
lentamente / con calma / con olvido
y con la mente bien despabilada

digamos que en la paz está la clave
del ocio saludable y compartido
porque el otoño es eso / vida suave.

– Mario Benedetti –

Marco

_IGP3299

Como en un marco de fotografía (qué oportuno), así queda

reducida nuestra vida en algunos momentos, unos pocos

objetos, una pequeña actividad, ni siquiera somos el centro de

todo ello, solo una parte.

Multitud

Escena que me llamó la atención por lo desacostumbrado,

a pesar de que no hay gente basta con imaginar las personas

en sus actitudes habituales; el tono un poco oscuro y triste

sirve para restar protagonismo al lugar y nos cueste menos

rellenar el momento.

Pentax K 10D      f2,4       1/60     Iso 800      35 mm