El invierno se alarga…

“Parece que el invierno se alarga, los rayos del sol apenas pueden con la oscuridad presente, el horizonte está cubierto de brumas impenetrables, no se acierta a adivinar qué hay más allá; caminamos con prisa, con urgencia, metemos las manos en los bolsillos y agachamos la cabeza, no nos miramos al pasar, solo queremos llegar a casa y encender la luz, una sola vela nos reconforta…

El cielo está oscuro, gris, se intuye que la luz tardará en llegar…parece que el invierno se alarga, pero siempre hubo una primavera tras él…”

“A pesar de…”

“A pesar de no haber llegado la primavera, la naturaleza que no entiende de fechas, nos regala pequeñas maravillas como ésta, pero debemos desconfiar, el invierno se guarda todavía un cartucho helado que dará al traste con los adelantados brotes, éste sol no es de esta estación…

Así nos sucede cuando, despreciando la lógica cerebral, dejando a un lado el pragmatismo vital, corremos al galope a lomos del corazón, iniciamos eufóricos una carrera alegre, no miramos hacia los lados, nuestro deseo es muy poderoso y nos arrastra de manera inmisericorde…no siempre terminamos esa carrera y, si lo hacemos, no llegamos al final esperado en la mayoría de las veces…correr no es malo, lo malo es caerse…pero, eso sí, lo habremos disfrutado como locos…”

Perfume exótico

“Cuando, los dos ojos cerrados, en una cálida tarde otoñal, Yo aspiro el aroma de tu seno ardiente,
Veo deslizarse riberas dichosas
Que deslumbran los rayos de un sol monótono;

Una isla perezosa en que la naturaleza da
Árboles singulares y frutos sabrosos;
Hombres cuyo cuerpo es delgado y vigoroso
Y mujeres cuya mirada por su franqueza sorprende.

Guiado por tu perfume hacia deleitosos climas, Yo diviso un puerto lleno de velas y mástiles Todavía fatigados por la onda marina,

Mientras el perfume de los verdes tamarindos,
Que circula en el aire y satura mi olfato,
Se mezcla en mi alma con el canto de los marineros.”

Las Flores del Mal

-Charles Baudelaire-

La puesta de sol romántica

“¡Cuan hermoso es el sol cuando fresco se levanta, Como una explosión dándonos su buendía! —¡Dichoso aquél que puede con amor
Saludar su ocaso más glorioso que un ensueño!

¡Yo lo recuerdo!… Lo vi todo, flor, fuente, surco;
Desfallecer bajo su mirada como corazón que palpita… —¡Acudamos hacia el horizonte, ya es tarde, corramos pronto, Para alcanzar, al menos, un oblicuo rayo!

Mas, yo persigo en vano al Dios que se retira; La irresistible Noche establece su imperio, Negra, húmeda, funesta y llena de escalofríos;

Un olor sepulcral en las tinieblas flota,
Y mi pie miedoso roza, al borde del lodazal, Sapos imprevistos y fríos caracoles.”

Las Flores del Mal

Charles Baudelaire

Al sol…

“Al sol de primavera, antesala del verano caluroso que pronostican, andar relajado, pensamientos libres…”

“Oda a la bicicleta”

P1010351_1088

“Oda a la bicicleta           
 Iba  por el camino  crepitante: 
 el sol se desgranaba  como maíz ardiendo 
 y era  la tierra  calurosa  un infinito círculo  
con cielo arriba  azul, deshabitado. 
Pasaron  junto a mí  las bicicletas, 
 los únicos  insectos  de aquel  minuto seco del verano,
  sigilosas,  veloces,  transparentes:  me parecieron 
 sólo movimientos del aire. 
Obreros y muchachas  a las fábricas
  iban  entregando  los ojos  al verano,  
las cabezas al cielo,  sentados  en los  élitros  
de las vertiginosas  bicicletas  que silbaban 
 cruzando  puentes, rosales, zarza  y mediodía 
Pensé en la tarde cuando los muchachos 
 se laven,  canten, coman, levanten  una copa  de vino  en honor  del amor  y de la vida, 
 y a la puerta  esperando  la bicicleta  inmóvil  
porque  sólo  de movimiento fue su alma  
y allí caída  no es  insecto transparente  que recorre  el verano, 
 sino  esqueleto  frío  que sólo  recupera  un cuerpo errante
  con la urgencia  y la luz,  es decir,  con  la  resurrección  de cada día”
“Oda a la bicicleta”
Pablo Neruda

Sentido

P1010308_1123

“A veces en un hermoso jardín donde arrastraba mi atonía, He sentido, como una ironía, al sol desgarrar mi pecho;

Y la primavera y el verdor
tanto han humillado mi corazón, que he purgado sobre una flor La insolencia de la Natura”

Las Flores del Mal

Baudelaire

 

Viejo árbol

P1010328_1065

“Las más ricas ciudades, los más amplios paisajes, Jamás contenían el atractivo misterioso
De aquellos que el azar forma con las nubes.
¡Y siempre el deseo nos tornaba inquietos!

El gozo acrecienta del deseo la fuerza.
¡Deseo, viejo árbol, al cual el placer sirviéndole de abono, Entretanto acrecienta y endurece tu corteza,
Tus ramas quieren ver el sol de más cerca!”

Las Flores del Mal

Baudelaire

En rojo

P1010272_1023

“El sol, que atrás en rojo flameaba,
se rompia delante de mi cuerpo,
pues sus rayos en mí se detenían”

Divina Comedia

Dante Alighieri

 

Ocaso

 

Que es posible escaparse de los ya muertos años
Con sus antiguos trajes en el balcón celeste.
Ya brotan, como salen del mar, los desengaños,

Cuando el sol, bajo un arco, se muere en lontananza.
Ahora, tal un sudario que desciende del este.
Observa, mi dolor: la inmensa noche avanza.

– Charles Baudelaire –