Se echa la tarde…

“Se echa la tarde encima, el tiempo se sitúa ahora en ese interludio entre la luz y la oscuridad, entre luces que ya no iluminan, que poco a poco perfilan las sombras…es ese momento del día en que el reloj se para, la mente se vacía y las imágenes pasan de los ojos al cerebro sin filtro alguno, el cuerpo no responde a los pocos estímulos del ambiente, no hay ruidos ni voces, ni sentidos ni pensamientos…en ese momento las leyes físicas poco importan, no nos afecta la gravedad, no ocupamos lugar físico alguno, se pueden vislumbrar otras versiones de nuestro entorno, perdemos física pero no esencia, de hecho, la esencia aumenta, entramos y salimos en un mini universo, un universo propio, íntimo…aprovechad ese momento antes de que se desvanezca…es real…”

El invierno se alarga…

“Parece que el invierno se alarga, los rayos del sol apenas pueden con la oscuridad presente, el horizonte está cubierto de brumas impenetrables, no se acierta a adivinar qué hay más allá; caminamos con prisa, con urgencia, metemos las manos en los bolsillos y agachamos la cabeza, no nos miramos al pasar, solo queremos llegar a casa y encender la luz, una sola vela nos reconforta…

El cielo está oscuro, gris, se intuye que la luz tardará en llegar…parece que el invierno se alarga, pero siempre hubo una primavera tras él…”

Desde lo oscuro

“Es curioso como habiendo oscuridad y luz, día y noche, más o menos a partes iguales, dependemos tanto de una y tememos (o cuando menos, no nos gusta) la otra; el día es la vida, su luz es el motor que nos mueve…la noche nos da miedo, nuestros instintos de defensa se disparan, buscamos resguardo, nos acurrucamos, no vivimos…porqué no estamos hechos para desarrollarnos en ambos?

Incluso nuestros pensamientos son diferentes según el momento del día o la noche…en la oscuridad emerge desde nuestro interior ese otro yo, el que nos cuenta cosas que no queremos oír, cuyos susurros producen desasosiego, su directa mirada nos intimida, más cuando nos vemos ahí reflejados…pareciera, incluso, que la oscuridad libera los pensamientos que de otra forma, reprimidos o ignorados, no acuden de día…

Parecemos esa hoja que intenta escapar de lo oscuro buscando la poca luz que le sea suficiente, buscaremos la luz aunque ésta nos ciegue…”

B&N

“Blanco y negro…luz y oscuridad…en este caso la luz es clara, definida, sencilla…sin sorpresas, vaya…hasta confiable diría yo…se ve sólida y agradable……la oscuridad…eso es otra cosa…indefinida, perturbadora…pero viva, sorprendente, provocadora, trata de que avancemos para intentar ver…nos cuestiona, necesitamos comprenderla…la oscuridad no es la nada, es solo ausencia…”

De luces y sombras

“De luces y sombras está el mundo hecho, tanto unas como otras se reparten nuestras vidas, pero seguimos dejándonos llevar por lo que vemos, lo que la luz ilumina, parece que solo existe lo que la luz muestra; así solo tenemos la mitad de la información, muchas veces menos. Se dice, falsamente, “lo que las sombras esconden”, cobardes, miedosos, falsos,…nos dejamos la mitad de la vida en la sombra, en lo oscuro; por dentro somos oscuridad, la poca luz que tenemos la producen las cínicas farolas, la poca luz que nos llega no es nuestra…”

Flores

“Unas pocas flores que resisten a la oscuridad, así hay momentos en que todo a nuestro alrededor es oscuro, pesado, que no se puede ver nuestra mano, imposible moverse, imposible reaccionar…es el momento de cerrar los ojos y avanzar…”

Noche

P1010302_1117

“La noche se apaciguaba como en un claustro,
Y mis ojos en la oscuridad barruntaban tus pupilas, Y yo bebía tu aliento, ¡oh dulzura! ¡oh veneno!
Y tus pies se adormecían en mis manos fraternales. La noche se apaciguaba como en un claustro”

 

Las Flores del Mal

Baudelaire

Puertas, horas, luz…

P1010296_1111

“No nos hacemos mutuas preguntas, no nos recriminamos el uno al otro, nosotros atravesamos, abiertos uno para el otro, puertas abiertas.

Porque en ti todo es abierto y claro; y también las horas corren aquí con pies más ligeros. En la oscuridad, en efecto, se hace más pesado el tiempo que en la luz”

Así habló Zaratustra

Nietzsche

Envuelve a la ciudad…

Reclamabas la Noche; ya desciende, hela aquí:
Envuelve a la ciudad una atmósfera oscura
A unos la paz trayendo y a los más la zozobra.

– Charles Baudelaire –

Pentax K-5     f 5,6       1/10      Iso 100        40 mm