Alma

«Parece…no, estoy seguro…mi alma se oscurece…hace tiempo que lo siento, creo que se acrecienta con el paso del tiempo, es una sensación como de frío que solo dura un instante, y a la que te acostumbras enseguida…eso es lo que más miedo me da…antes era una intuición, una sensación vaga, sugestión…pensaba…esta mañana, al levantarme, sentí su peso…así es, cada vez pesa más, cada vez es más difícil de llevar…lo curioso es que cada vez se hace más pequeña, como un pequeño agujero negro con su particular horizonte de sucesos, su punto de no retorno, a partir del cual no hay salvación posible…mi alma se oscurece, ya la siento más…y la noto menos…»

La cita

“Estoy cansado, todos los días acudo a la cita, desde que el tiempo oscurece, le he pedido a mi dama, mi dulce dama, tantas citas que he perdido la cuenta, cuando se lo pido me mira de soslayo y me sonríe, pero no dice nada, yo no decaigo, lo intento y vuelvo a intentar, sé que mi destino está unido indefectiblemente a ella; aquí estoy como todos los días, se hace tarde, estoy cansado, hoy tampoco va a venir…tendré que volver mañana…”

Vuelven…

«Vuelven las nubes, ahora que la luz parecía quedarse hasta el verano, vuelven las nubes, la tarde se hace pesada, lenta, deseas que oscurezca con la esperanza de que, por la mañana, las brumas hayan desaparecido…»