Oscuros

“Pensamientos oscuros, o pensamientos que transcurren por sendas oscuras…tal vez un poco de ambos, cuando subrepticiamente se cuelan en tu mente por debajo de la fina capa de la consciencia…de repente nuestros ojos solo ven en blanco y negro, las imágenes se empiezan a alejar, como cambiar rápidamente la apertura de nuestro iris, sensación de vértigo, ya no nos sentimos seguros, poco a poco, también el miedo se va haciendo sitio, la realidad ha cambiado, es la nuestra, si, pero somos menos dueños de ella…lentamente, las neuronas de nuestro cerebro dejan de procesar la información y comienzan a establecer conexiones unidireccionales, obedecen otras órdenes, debemos darnos prisa, el bloqueo ha comenzado, tenemos que espabilar antes de que anochezca del todo, porque si llega la noche no habrá mañana, al menos no nuestro mañana…”

El final de la jornada

El Final de la Jornada

“Bajo una luz descolorida
Corre, danza y se tuerce sin razón La Vida, impudente y vocinglera, así, en cuanto en el horizonte

La noche voluptuosa sube, sosegándolo todo, hasta el hambre, borrándolo todo, hasta la vergüenza, El Poeta se dice: ¡”Finalmente”!

Mi espíritu, como mis vértebras,
Implora ardiente el reposo;
El corazón lleno de pensamientos fúnebres,

Voy a tenderme de espaldas envolviéndome en vuestros cortinados, “¡Oh, refrescantes tinieblas!”

Las Flores del Mal

Charles Baudelaire

Qué dirás esta noche…

¿Qué dirás esta noche, pobre alma solitaria,
Qué dirás, corazón mío, corazón otrora marchito, A la hermosísima, a la buenísima, a la carísima, Cuya divina mirada de pronto te ha reflorecido?

—Emplearemos nuestro orgullo entonando sus loas, Nada vale la dulzura de su autoridad;
Su carne espiritual tiene el perfume de los Ángeles, Y su mirada nos reviste con un manto de claridad.

Que así sea la noche y en la soledad,
Que así sea en la calle y entre la multitud,
Su fantasma en el aire danza como una antorcha.

A veces él habla y dice: “Soy bella y ordeno
Que por el amor mío no améis más que lo Bello; Yo soy el Ángel guardián, la Musa y la Madona”.

Las Flores del Mal

-Baudelaire-

Ni de día ni de noche…

P1010336_1073

“Dimos la espalda a aquel mísero valle
por la ribera que en torno le ciñe,
y sin ninguna charla lo cruzamos.

No era allí ni de día ni de noche,
y poco penetraba con la vista;
pero escuché sonar un alto cuerno,

tanto que habría a los truenos callado,
y que hacia él su camino siguiendo,
me dirigió la vista sólo a un punto”

Divina Comedia

Dante Alighieri

Crepúsculo

P1010319_1134

¡Recógete, alma mía, en este grave instante,
Y cierra tu oído a este rugido.
Esta es la hora en que los dolores de los enfermos se agudizan! La Noche sombría les agarra la garganta; concluyen
Su destino y van hacia la fosa común;
El hospital se llena de sus suspiros. — Más de uno
No llegará jamás en busca de la sopa perfumada,
AI rincón del hogar, de noche, junto a un alma amada.

Todavía la mayoría de ellos, jamás han conocido La Dulzura del hogar, ¡Jamás han vivido!

Las Flores del Mal

Baudelaire

Brumas y lluvia

P1010310_1125

“¡Oh, finales de otoño, inviernos, primaveras cubiertas de lodo, Adormecedoras estaciones! yo os amo y os elogio
Por envolver así mí corazón y mi cerebro
Con una mortaja vaporosa y en una tumba baldía.

En esta inmensa llanura donde el austro frío sopla, Donde en las interminables noches la veleta enronquece, Mi alma mejor que en la época del tibio reverdecer Desplegará ampliamente sus alas de cuervo”

Las Flores del Mal

Baudelaire

“Remordimiento póstumo”

P1010309_1124

 

REMORDIMIENTO POSTUMO

Cuando tú duermas, mi bella tenebrosa,
En el fondo de un mausoleo construido en mármol negro, Y cuando no tengas por alcoba y morada
Más que una bóveda lluviosa y una fosa vacía;

Cuando la piedra, oprimiendo tu pecho miedosa
Y tus caderas que atemperaba un deleitoso abandono, Impida a tu corazón latir y querer,
Y a tus pies correr su carrera aventurera,

La tumba, confidente de mi ensueño infinito
(Porque la tumba siempre interpretará al poeta),
Durante esas interminables noches de las que el sueño está proscripto,

Te dirá: “¿De qué te sirve, cortesana imperfecta,
No haber conocido lo que lloran los muertos?”
—Y el gusano roerá tu piel como un remordimiento.

Las Flores del Mal

Charles Baudelaire

Envuelve a la ciudad…

Reclamabas la Noche; ya desciende, hela aquí:
Envuelve a la ciudad una atmósfera oscura
A unos la paz trayendo y a los más la zozobra.

– Charles Baudelaire –

Pentax K-5     f 5,6       1/10      Iso 100        40 mm