Era una tarde gris…

“Era una tarde gris de principios de otoño cuando me di cuenta del vacío, de la soledad que me acompañaba, curiosa paradoja, las personas habituales habían desaparecido, los pájaros, de haberlos callaban, algo cambió esa tarde, un nuevo sentimiento, más hondo, una nueva conciencia, más profunda, que nacía de dentro y formaba una burbuja a mi alrededor, ya nadie podría entrar en mi espacio; mientras, yo permanecía prisionero dentro de mi mismo, el viento arreciaba y pulía mi piel al pasar, pronto acabarían por verse los huesos de la calavera.”

Cinexin

Así es ver el mundo dividido en trozos, no vemos su totalidad en ningún momento, tampoco somos conscientes de nuestra influencia, de nuestro paso, solo fragmentos de sombras, pequeños rastros a los que llamamos nuestra vida; menos mal que, en la antesala de la muerte, nos muestran nuestro deambular vital al completo proyectado con un Cinexin, con las pilas justas, eso si.

Remordimiento póstumo

“Cuando tú duermas, mi bella tenebrosa,

En el fondo de un mausoleo construido en mármol negro, Y cuando no tengas por alcoba y morada

Más que una bóveda lluviosa y una fosa vacía;

Cuando la piedra, oprimiendo tu pecho miedosa

Y tus caderas que atemperaba un deleitoso abandono, Impida a tu corazón latir y querer,

Y a tus pies correr su carrera aventurera,

La tumba, confidente de mi ensueño infinito

(Porque la tumba siempre interpretará al poeta),

Durante esas interminables noches de las que el sueño está proscripto,

Te dirá: “¿De qué te sirve, cortesana imperfecta,

No haber conocido lo que lloran los muertos?”

—Y el gusano roerá tu piel como un remordimiento.”

Las Flores del Mal

Charles Baudelaire

Caminando

“Caminando la media tarde,
caminando hacia el ocaso,
la vida se oscurece,
la vida para andarlo,
es demasiado pronto,
demasiado, demasiado...
Un camino a ciegas es
un camino marcado,
caminando hacia donde,
caminando desde cuando"

Jonsu

“Todos tenemos que cruzar la puerta tarde o temprano, encorvados por la carga que llevaremos en los hombros, con los pies llenos de barro, con el rostro vuelto hacia el interior, desnudos por fuera…y por dentro, la inmutable ley ya está firmada y publicada en el Diario de Jonsu…todos debemos someternos a su terapia sanadora y a la inevitable inaplicabilidad del tiempo, una vez traspasado el umbral comienza el tránsito, a veces en soledad, otras en compañía de rezagados revenants, un mundo nuevo, que no una vida, un viaje iniciático sin fin…”

La Señora

“Gritas, dejas de gritar, no te oyen, no te ven, tu cabeza se sacude en todas direcciones tratando de ver, buscando la solución, tu cuerpo se mueve en modo automático, el cerebro atávico ha tomado el control, alrededor todo se espesa, te rodea y te abraza poderosamente, ves como el aire se aleja de ti, tu alma bonita se debate en aguas oscuras, la señora ya viene, te habla despacio con palabras que ensordecen tu mente y te llenan de ecos viejos, la desesperación se vuelve larga espera y la pregunta se hace presente ”la vida…era esto?…tienes toda la eternidad para encontrar la respuesta…”

El Árbol

“Existe un lugar desde donde todo comenzó, o finalizó, no tiene importancia porque el tiempo no lo define, un lugar más allá de nuestra vista, de nuestra conciencia, de nuestros sueños…un lugar primigenio e iniciático, que conecta el cielo con el inframundo, que encierra la vida y la muerte…aquí no se puede llegar cuando uno quiere, sino cuando uno lo necesita y, aún así, es un viaje arduo y duro, cuyas alforjas nos lastrarán enormemente, un viaje de aprendizaje para obtener el conocimiento, para al final ver nuestro yo esencial…yo no estoy preparado para este viaje, principalmente porque no sé si quiero iniciarlo, o no sé si lo necesito, tal vez por el temor a no llegar, a quedarme en el camino…es solo que, a veces, se oye su hipnótica llamada…”

“Remordimiento póstumo”

P1010309_1124

 

REMORDIMIENTO POSTUMO

Cuando tú duermas, mi bella tenebrosa,
En el fondo de un mausoleo construido en mármol negro, Y cuando no tengas por alcoba y morada
Más que una bóveda lluviosa y una fosa vacía;

Cuando la piedra, oprimiendo tu pecho miedosa
Y tus caderas que atemperaba un deleitoso abandono, Impida a tu corazón latir y querer,
Y a tus pies correr su carrera aventurera,

La tumba, confidente de mi ensueño infinito
(Porque la tumba siempre interpretará al poeta),
Durante esas interminables noches de las que el sueño está proscripto,

Te dirá: “¿De qué te sirve, cortesana imperfecta,
No haber conocido lo que lloran los muertos?”
—Y el gusano roerá tu piel como un remordimiento.

Las Flores del Mal

Charles Baudelaire

Ecos prolongados

“Como ecos prolongados que a lo lejos se ahogan
en una tenebrosa y profunda unidad,…”

“Esas muecas y gritos, espectros cuyo enjambre
Amotinado gira detrás de sus oídos,…”

– Charles Baudelaire –

Casi esencias que van perdiendo su escasa humanidad,

solo cuando desaparezcan pasarán a ser recuerdos.

 

Pentax K-5    0,8 seg.     Iso 400     88 mm       f 16

 

 

La muerte de los pobres (*)

Es la Muerte que consuela, ¡ah! y que hace vivir;
Es el objeto de la vida, y es la sola esperanza
Que, como un elixir, nos sostiene y nos embriaga,
y nos da ánimos para avanzar hasta el final;

A través de la borrasca, y la nieve y la escarcha,
Es la claridad vibrante en nuestro horizonte negro,
Es el albergue famoso inscripto sobre el libro,
Donde se podrá comer, y dormir, y sentarse;

Es un Ángel que sostiene entre sus dedos magnéticos
El sueño y el don de los ensueños extáticos,
Y que rehace el lecho de las gentes pobres y desnudas;

Es la gloria de los Dioses, es el granero místico,
Es la bolsa del pobre y su patria vieja,
¡Es el pórtico abierto sobre los Cielos desconocidos!

(*) Título y versos de Charles Baudelaire.

Pentax K-5       40 mm      Iso 100       f 2,8     1/320