Se echa la tarde…

“Se echa la tarde encima, el tiempo se sitúa ahora en ese interludio entre la luz y la oscuridad, entre luces que ya no iluminan, que poco a poco perfilan las sombras…es ese momento del día en que el reloj se para, la mente se vacía y las imágenes pasan de los ojos al cerebro sin filtro alguno, el cuerpo no responde a los pocos estímulos del ambiente, no hay ruidos ni voces, ni sentidos ni pensamientos…en ese momento las leyes físicas poco importan, no nos afecta la gravedad, no ocupamos lugar físico alguno, se pueden vislumbrar otras versiones de nuestro entorno, perdemos física pero no esencia, de hecho, la esencia aumenta, entramos y salimos en un mini universo, un universo propio, íntimo…aprovechad ese momento antes de que se desvanezca…es real…”

Mañana

“Sigo dándole vueltas a la cabeza, resuelvo caminar hacia atrás y, con paso firme, recuperar el tiempo y la posición, ajusto el cinturón y echo los hombros hacia atrás, avanzo…mis pensamientos abren camino y las palabras me azotan el rostro, la lucha es dura pero sigo hacia adelante…cuando la falta de luz empieza a nublar mi vista aprieto los músculos, sujeto con fuerza mi mente y mantengo el empeño, todavía es posible un poco más…

…ya está oscuro y es momento de parar, de descansar, no ha sido un mal día después de todo, ya me contarás si ha merecido la pena, pero dímelo mañana…que mañana será otro día…”

Del Vacío…

“Da un poco de miedo mirar alrededor y ver espacios vacíos, ver, también, gente vacía…el tiempo, que todo lo lleva, trae y abandona después, está lleno de qué?…de nada…también vacío…

…aún así, el peor vacío no es el que se experimenta mirando al abismo, sino el que tenemos dentro, de ahí que pocos se atrevan a mirar dentro de si, solo los que han llegado al final de su mente y no les ha bastado…

El vacío existe porque existe el espacio ocupado, son partes inseparables del todo, hasta que no lo entendamos así no perderemos el miedo, hasta entonces no podremos avanzar…”

No se puede…

“El ser humano siente la necesidad de controlar su entorno, en parte para sentirse seguro, lo que no se conoce o controla da miedo; y muchas veces intenta acotar, prohibir, limitar, es su manera de seguir adelante, la inseguridad paraliza la mente; quizás esto se deba a que nacemos ya en un cautiverio social disfrazado, donde el control es lo normal, lo bueno…aún así, algunos buscan en su interior y encuentran esa llave que les permite abrir la puerta…no se puede poner puertas al campo, ni semáforos en el cielo…”

Senderos

“Caminar, pasos, posibilidades a fin de cuentas, donde la luz hace que todo se desvanezca, donde la oscuridad anula nuestro entorno; recorrer senderos inciertos, donde se dispersa la mente, donde corremos el riesgo de perdernos, de vagar para siempre en el gris…”

Refugio

“Refugio para la mente, aislado del monstruo urbano, del ruido social, donde vagar sintiendo, donde descansar el alma…volver a un estado anterior, a un estado mas puro…”

Instante

“Nuestra mente trabaja a toda velocidad, los pensamientos aparecen y se van, se cruzan y mezclan de forma incontrolable, pero hay un instante en que lo vemos todo claro, en que todo tiene sentido; si estamos preparados podremos atraparlo, aunque no sucede muy a menudo…”

“La nostalgia…”

P1010420_1172e

“La nostalgia que la mente aflige

no es mía ni del pasado conocido,

sino de quien habito

tras de los ojos ciegos.

Nada, salvo el instante, me conoce.

Mi mismo recuerdo no es nada, y siento

que quien soy y quien fuí

son sueños diferentes”

Fernando Pessoa

 

El Viaje

_IGP3247

Una mañana zarpamos, la mente inflamada,
El corazón desbordante de rencor y de amargos deseos,
Y nos marchamos, siguiendo el ritmo de la onda
Meciendo nuestro infinito sobre el confín de los mares.

Título y versos de Charles Baudelaire.

Esperanza

 

Sin más que una esperanza, !Capitolio sombrío!
Que la Muerte, cerniéndose como sol renovado,
Logrará, al fin, que estallen las flores de su mente.

– Charles Baudelaire –

Nikon Coolpix S8000       f 4,5        Iso 100      1/125       18 mm