Oscuros

“Pensamientos oscuros, o pensamientos que transcurren por sendas oscuras…tal vez un poco de ambos, cuando subrepticiamente se cuelan en tu mente por debajo de la fina capa de la consciencia…de repente nuestros ojos solo ven en blanco y negro, las imágenes se empiezan a alejar, como cambiar rápidamente la apertura de nuestro iris, sensación de vértigo, ya no nos sentimos seguros, poco a poco, también el miedo se va haciendo sitio, la realidad ha cambiado, es la nuestra, si, pero somos menos dueños de ella…lentamente, las neuronas de nuestro cerebro dejan de procesar la información y comienzan a establecer conexiones unidireccionales, obedecen otras órdenes, debemos darnos prisa, el bloqueo ha comenzado, tenemos que espabilar antes de que anochezca del todo, porque si llega la noche no habrá mañana, al menos no nuestro mañana…”

Mañana

“Sigo dándole vueltas a la cabeza, resuelvo caminar hacia atrás y, con paso firme, recuperar el tiempo y la posición, ajusto el cinturón y echo los hombros hacia atrás, avanzo…mis pensamientos abren camino y las palabras me azotan el rostro, la lucha es dura pero sigo hacia adelante…cuando la falta de luz empieza a nublar mi vista aprieto los músculos, sujeto con fuerza mi mente y mantengo el empeño, todavía es posible un poco más…

…ya está oscuro y es momento de parar, de descansar, no ha sido un mal día después de todo, ya me contarás si ha merecido la pena, pero dímelo mañana…que mañana será otro día…”

La cita

“Estoy cansado, todos los días acudo a la cita, desde que el tiempo oscurece, le he pedido a mi dama, mi dulce dama, tantas citas que he perdido la cuenta, cuando se lo pido me mira de soslayo y me sonríe, pero no dice nada, yo no decaigo, lo intento y vuelvo a intentar, sé que mi destino está unido indefectiblemente a ella; aquí estoy como todos los días, se hace tarde, estoy cansado, hoy tampoco va a venir…tendré que volver mañana…”

El tiempo

P1010198_0909

“El mundo, monótono y pequeño, en el presente, Ayer, mañana, siempre, nos hace ver nuestra imagen; Un oasis de horror en un desierto de tedio!

¿Es menester partir? ¿Quedarse? Si te puedes quedar, quédate; Parte, si es menester.

Uno corre, el otro se oculta
Para engañar ese enemigo vigilante y funesto,
¡El Tiempo! El pertenece, a los corredores sin respiro”

Las Flores del Mal

Baudelaire