Retrato de invierno

«Quien diga que las estaciones duran lo mismo, o miente, o se fía del calendario…el invierno es, con diferencia, la estación que más tiempo dura, aproximadamente el doble que el verano y, digamos, un 66% más que la primavera y el otoño (aquí habría muchos matices que contemplar); y va desde últimos de noviembre hasta últimos de abril, además, es la estación que más se hace notar, de la que más comentamos, la que más nos habla al oído, la que más nos incomoda la piel, la más dura, la más recia, la que menos miramientos se toma durante su transcurso…hay un dicho que dice «no somos nada, y menos en la ducha», pues en invierno tampoco somos gran cosa, bultos oscuros que se mueven al compás de la racha de viento imperante y poco más…pero bueno, hay quien lo torea con chulería, como el árbol de la fotografía, que se desnuda cuando empieza y se viste cuando llega el calor…algo sabe que no nos cuenta…»

Avance del otoño

«Alguno dirá que es muy pronto, no nos engañemos, no es tanta la sensación del domingo que tiene tufillo a lunes, pero la luz diurna ya acorta desde hace un mes y, al menos a mi edad, el tiempo transcurre a una velocidad tres veces más rápida que la real; cuando nos demos cuenta estaremos inmersos en esa depre-estación, poned nostálgica si no os gusta depre, pero no nos volvamos a engañar, a poco que oscurezca estaremos pensando en el verano que viene…pero bueno, la vida consiste en eso, no?..,en ir de estación en estación sin bajar en ninguna hasta llegar a nuestro destino.»