Tarde de verano

La tarde se cuela de través,
una luz brumosa de lenta marcha
ocupar su lugar;
soñando, un perro mueve las patas,
jugando a correr tras pelotas de colores
que caen delante de él.

La brisa mece ligeros recuerdos 
de niñez de niños 
que no se reconocen,
imágenes de personas cruzan borrosas,
tal que fotografías de larga exposición.

Por la penumbra huye el tiempo,
el tamiz es demasiado poroso,
espectros familiares silenciosos
como en un velatorio anticipado
me rien cuentos malos.

La tarde me lleva al trote,
soy un pasajero liviano de peso,
“I am a passenger,
and I ride and I ride”
asiente La Iguana despacio,
con gesto.

Sucede en una tarde cualquiera,
de cualquier verano.

Café a tres

“Tardes de calor y sombra de avellanos, de charlas distendidas mecidas por la débil brisa, un rincón cercano y apartado a la vez, dejando que nuestra mente proporcione las palabras que no llegamos a pronunciar conscientemente, de debates por momentos polarizados, en los que, de no haber acuerdo tampoco habrá empate, tardes en las que el tiempo transcurre a la velocidad de la naturaleza, en las que el espíritu recarga su batería, tardes en las que descalzos, como una eléctrica toma a tierra, descargamos los malos sentimientos”.

Un poco de…

“De vez en cuando, aún en estos días de otoño-invierno, días lluviosos, fríos, oscuros y ventosos…aún en estos días, es posible encontrar momentos de luz, de color y calor…, momentos que nos permiten recargar baterías y seguir adelante en espera de los primeros brotes de primavera…

Que paseis un buen fin de semana con un “mucho” de todo ello, de luz, de color y de calor. Un abrazo!”

Al sol…

“Al sol de primavera, antesala del verano caluroso que pronostican, andar relajado, pensamientos libres…”

“Pensar una flor…”

P1010449_1279ed.jpeg

“Pensar una flor es verla y olerla

y comer un fruto es conocer su sentido.

Por eso cuando un día de calor

me siento triste de disfrutarlo tanto

y me acuesto a lo largo sobre la hierba

y cierro los ojos cálidos,

siento todo mi cuerpo acostado sobre la realidad,

sé la verdad y soy feliz”

Fernando Pessoa