Abducción

“Son las seis de la mañana, me levanto con poco ánimo, con el poco ánimo de estos últimos días, me aseo, desayuno y…..son las nueve de la mañana…arqueo las cejas, miro a mi alrededor, pongo mueca de asombro-circunspección, y me pregunto donde se han ido las, aproximadamente, dos hora y media que faltan en mi consciencia; compruebo la hora en varios relojes, no vaya a ser que…pero no, o sí, faltan dos horas y media que se me han perdido, creo que para siempre, porque no creo poder recuperarlas, bueno, tampoco sé si quiero hacerlo, dado el ritmo de vida que llevo no puede haber pasado nada interesante o, mínimamente, memorable…el hecho es que faltan…

Digo yo que es como una especie de abducción, no de las ufológicas, claro, para qué querrían unos supuestos seres inteligentes (algo que me cuestiono, no ya de los seres humanos, sino de los extraterrestres si los hay y que, dado el caos terrestre y cósmico existente, parece que el mundo lo hubieran creado jugando a los dados) abducirme…pobres de ellos…pero, a lo que voy, si es algo que sucede sin mi intervención, sin mi consentimiento, seguramente provocado por alguna circunstancia exterior, ajena a mi…es una abducción, no? Lo llamo así por no llamarlo rapto, secuestro…no sé, que suena peor…abducción parece como más romántico-misterioso-películero…quién no ha deseado alguna vez ser el protagonista de una película?

Dicen que el tiempo es oro, bueno, con matices, muchos matices…pero casi que me da igual haber perdido unas horas, así el día transcurre más rápidamente, así llega antes la noche, y el sueño, el mejor momento, soñar, ahí soy libre, nada me roba el tiempo, nada me atrapa, nada me coacciona, soy yo y mi sueño…

…ya son las once de la mañana…ha sucedido otra vez…curiosa paradoja, tengo todo el tiempo del mundo y aún así me falta…”

Ver más allá…

“Ver más allá, abrir nuestro campo de visión, ese campo acotado ahora mismo, tan cerrado y encajonado por las circunstancias que nos acogota y sume en una desesperante existencia, la incertidumbre y el miedo se acrecienta por lo que vemos a nuestro alrededor…de eso se trata, de expandir el “alrededor”, de expandir y observar, darnos un momento, un respiro…como en la fotografía, suciedad, trastos en anárquica sucesión, una viñeta que no permite ver los bordes con claridad, lo aparentemente indeseable y caótico también, en otros momentos, es capaz de producir belleza y placer, el agua que brota de esas bocas se mueve al compas de mágicas notas musicales, crea bailes y ritmos que, acompañados de un arcoíris de colores brillantes, absorben y maravillan nuestros sentidos…no dejemos…mejor dicho, no permitamos que nos pongan orejeras, no permitamos que nos cubran la vista con velos, abramos el encuadre y disfrutemos de la belleza y la esperanza que siguen ahí, esperando ser (re)descubiertas…”

Del Vacío…

“Da un poco de miedo mirar alrededor y ver espacios vacíos, ver, también, gente vacía…el tiempo, que todo lo lleva, trae y abandona después, está lleno de qué?…de nada…también vacío…

…aún así, el peor vacío no es el que se experimenta mirando al abismo, sino el que tenemos dentro, de ahí que pocos se atrevan a mirar dentro de si, solo los que han llegado al final de su mente y no les ha bastado…

El vacío existe porque existe el espacio ocupado, son partes inseparables del todo, hasta que no lo entendamos así no perderemos el miedo, hasta entonces no podremos avanzar…”

Enfoque

“Cuando solo prestamos atención al frente y perdemos de observar lo que sucede alrededor, cuando creemos que el mundo se circunscribe a una pequeña parte…si, al menos, intentáramos girar la vista…”

Vértigo

A veces, seguir adelante es cuestión de decisión, aunque

situación nos preocupe y por difícil que pueda parecernos,

hay que confiar y buscar apoyos a nuestro alrededor.

 

Pentax K-5       f 2,8      1/640       Iso 100       40 mm