Lágrimas

“Lágrimas de frío, de miradas
que recuerdan deseos ayer
firmes, ayer eternos,
miradas entre hojas secas y luces
tristes, en el pasado ancladas,
voces que poco a poco apagan
gritos que solo tu puedes ver
en el rincón en que solíamos
recordar cuando amanece,
donde se enciende el alma.
Momentos que reposan en blancas
hornacinas, cumplido el pago fiel,
empapados de llantos,
de promesas para volver,
lágrimas de inocentes niños
que no pudimos contener.”

Interior

“La belleza interior es, a menudo, oscura, con zonas difuminadas, incómoda incluso; la belleza interior, ya de por sí, es esquiva, se oculta y se disfraza. Llegar a ella supone un gran esfuerzo y, en ese caso, tratar de sacarla al exterior se convierte en una prueba de resistencia, el fracaso abunda pero, algunas veces, se consigue, entonces lo oscuro se vuelve luz resplandeciente, una luz que toca el alma y nos eleva”.

Somos

“Ayer éramos cuando cruzamos el puente e iniciamos el camino, hoy ya somos y seguimos caminando, somos el camino y la vida a la vez, somos el corazón y el alma, somos la pendiente y el precipicio, somos el principio y el final, pero nunca podremos ser más porque ya lo somos todo”.

Tardes con vistas

“Tardes con vistas, de encuentros acostumbrados, de momentos infinitos; tardes con vistas al mundo de ayer, de recuerdos compartidos, de recuerdos solitarios también; tardes de sentarse y hablar, dejando que el sol caliente el rostro y el alma; de conversaciones sin interés, confesionarios de últimas voluntades, de asentimientos y negaciones, de susurros y miradas de soslayo; tardes contemplando el calendario que sabemos no se cumplirá, del que arrancamos las hojas con una sonrisa”

La Señora

“Gritas, dejas de gritar, no te oyen, no te ven, tu cabeza se sacude en todas direcciones tratando de ver, buscando la solución, tu cuerpo se mueve en modo automático, el cerebro atávico ha tomado el control, alrededor todo se espesa, te rodea y te abraza poderosamente, ves como el aire se aleja de ti, tu alma bonita se debate en aguas oscuras, la señora ya viene, te habla despacio con palabras que ensordecen tu mente y te llenan de ecos viejos, la desesperación se vuelve larga espera y la pregunta se hace presente ”la vida…era esto?…tienes toda la eternidad para encontrar la respuesta…”

Alma

“Parece…no, estoy seguro…mi alma se oscurece…hace tiempo que lo siento, creo que se acrecienta con el paso del tiempo, es una sensación como de frío que solo dura un instante, y a la que te acostumbras enseguida…eso es lo que más miedo me da…antes era una intuición, una sensación vaga, sugestión…pensaba…esta mañana, al levantarme, sentí su peso…así es, cada vez pesa más, cada vez es más difícil de llevar…lo curioso es que cada vez se hace más pequeña, como un pequeño agujero negro con su particular horizonte de sucesos, su punto de no retorno, a partir del cual no hay salvación posible…mi alma se oscurece, ya la siento más…y la noto menos…”

Qué dirás esta noche…

¿Qué dirás esta noche, pobre alma solitaria,
Qué dirás, corazón mío, corazón otrora marchito, A la hermosísima, a la buenísima, a la carísima, Cuya divina mirada de pronto te ha reflorecido?

—Emplearemos nuestro orgullo entonando sus loas, Nada vale la dulzura de su autoridad;
Su carne espiritual tiene el perfume de los Ángeles, Y su mirada nos reviste con un manto de claridad.

Que así sea la noche y en la soledad,
Que así sea en la calle y entre la multitud,
Su fantasma en el aire danza como una antorcha.

A veces él habla y dice: “Soy bella y ordeno
Que por el amor mío no améis más que lo Bello; Yo soy el Ángel guardián, la Musa y la Madona”.

Las Flores del Mal

-Baudelaire-

Refugio

“Refugio para la mente, aislado del monstruo urbano, del ruido social, donde vagar sintiendo, donde descansar el alma…volver a un estado anterior, a un estado mas puro…”

Crepúsculo

P1010319_1134

¡Recógete, alma mía, en este grave instante,
Y cierra tu oído a este rugido.
Esta es la hora en que los dolores de los enfermos se agudizan! La Noche sombría les agarra la garganta; concluyen
Su destino y van hacia la fosa común;
El hospital se llena de sus suspiros. — Más de uno
No llegará jamás en busca de la sopa perfumada,
AI rincón del hogar, de noche, junto a un alma amada.

Todavía la mayoría de ellos, jamás han conocido La Dulzura del hogar, ¡Jamás han vivido!

Las Flores del Mal

Baudelaire