Como pez en una pecera

«Me veo a mi mismo, y también a través de mi, veo, también, a través de las personas con las que me cruzo, es una sensación extraña más que sorprendente, me doy cuenta de que no veo la persona, su esencia, que solo veo la parte física, la menos importante, la más débil; veo que desaparecen a los pocos metros, y aparecen igualmente poco delante de mi, como si el mundo se hubiera reducido, estrechado, como si el espacio-tiempo apenas abarcara unos segundos hacia el futuro y el pasado, ese «más allá» ya no está a mi alcance, soy como un pez en una pecera…hoy está lloviendo, las gotas de lluvia, pocas, hacen un ruido tremendo, un estruendo que, como un mantra, me invade el pensamiento e impide ser consciente de lo poco que me era posible serlo, intento explorar el reflejo que aparece en el suelo, en los cristales, por poco que sea, tal vez encuentre un nuevo espacio en el que mirar, un espacio sin pérdidas, un espacio en el que encontrarnos y ser….»

Si ves una luz…

«Como dice la introducción a Espacio en Blanco, «Solo desde la más completa oscuridad puede volver la luz»; a veces, tenemos que bajar hasta el fondo para tomar impulso y salir con fuerza, bastará una pequeña luz que nos guíe y desear hacerlo…

La oscuridad no es mala «per se», pero permanecer mucho tiempo en ella si puede serlo, el ser humano no está hecho para la oscuridad, necesita la luz; cuántas veces decimos que nos hemos visto arrastrados a ella cuando, en realidad, nos hemos dejado caer…

Si ves que una luz atraviesa por delante de ti, síguela o, al menos, fíjate hacia donde se dirige, ya tomarás ese camino después…»

Del Vacío…

«Da un poco de miedo mirar alrededor y ver espacios vacíos, ver, también, gente vacía…el tiempo, que todo lo lleva, trae y abandona después, está lleno de qué?…de nada…también vacío…

…aún así, el peor vacío no es el que se experimenta mirando al abismo, sino el que tenemos dentro, de ahí que pocos se atrevan a mirar dentro de si, solo los que han llegado al final de su mente y no les ha bastado…

El vacío existe porque existe el espacio ocupado, son partes inseparables del todo, hasta que no lo entendamos así no perderemos el miedo, hasta entonces no podremos avanzar…»

Ensoñación compleja

«Cuando identificamos lo que vemos pero no estamos seguros de ello, cuando dudamos de nuestra vista y de nosotros mismos; a estas alturas de la vida, incluso hablando en términos cuánticos, podemos decir sin temor a equivocarnos, que las cosas no son lo que parecen…es más, no son lo que eran antes de mirar, como nosotros no somos los mismos después…»

Gris

«Llueve, hay viento…hoy, lunes, es un día propicio para el gris…apenas ha amanecido y la ausencia de color es notoria, la calle es gris, el cielo es gris, las personas con las solapas de sus abrigos subidas apenas dejan ver sus ojos, bultos grises deambulando con aparente intención…hoy va a ser un día de esos, de los que recordaremos su nombre pero no sus detalles, las horas transcurrirán sin nuestro permiso, nosotros miraremos hacia adelante…pero no veremos nada…el gris no se ve…»

Matrix

«Cuando hablan de la Matrix, de si existe o no, de si no somos conscientes de estar en ella, me la imagino como algo parecido a la fotografía, ver la realidad y darse cuenta de que no es exactamente así, todo está en su sitio pero con una ligera diferencia y, joder, que hay mañanas que, no es que lo veas, es que casi pasas al otro lado, ves como el pie que echas hacia adelante al andar se desdibuja, entonces aceleras el paso, corres….»

Ventanas

«Ventanas, que impunemente muestran el interior, exhibicionismo gratuito, facilitadoras de mórbidos deseos, reflejo de espectros silenciosos, de fantasmas que nos miran de frente, pasajes a oscuras cavernas, purgatorios vacíos…ventanas, dolientes olvidadas, de miserias contenidas…»

Ausencias

1020351

Estamos acostumbrados a mirar una fotografía, a mirar y a juzgar, atendiendo y contemplando lo que en ella se refleja, hablamos de edición, de enfoque, composición y exposición, de encuadre y de tercios pero, y en muchas de mis fotografías lo podréis ver, la parte fundamental, el protagonista absoluto, es lo que no se ve, en este caso las personas; esta fotografía no se puede interpretar sin las personas, su ausencia inspira y crea la imagen misma; tanto lo que está, como lo que no está, forman el todo…veamos y miremos…sobre todo miremos…

Encerrados

«Abrimos los ojos (cuando el cerebro dice que debemos abrirlos, si, pero bueno, supongamos que somos nosotros los que decidimos) y tratamos de enfocar la mirada, vemos la perenne e impasible reja, barrotes fuertes, nos sentimos encerrados…decidimos que es así. El primer paso para ser libres es mirar alrededor y elegir camino.»