Se echa la tarde…

“Se echa la tarde encima, el tiempo se sitúa ahora en ese interludio entre la luz y la oscuridad, entre luces que ya no iluminan, que poco a poco perfilan las sombras…es ese momento del día en que el reloj se para, la mente se vacía y las imágenes pasan de los ojos al cerebro sin filtro alguno, el cuerpo no responde a los pocos estímulos del ambiente, no hay ruidos ni voces, ni sentidos ni pensamientos…en ese momento las leyes físicas poco importan, no nos afecta la gravedad, no ocupamos lugar físico alguno, se pueden vislumbrar otras versiones de nuestro entorno, perdemos física pero no esencia, de hecho, la esencia aumenta, entramos y salimos en un mini universo, un universo propio, íntimo…aprovechad ese momento antes de que se desvanezca…es real…”

Si ves una luz…

“Como dice la introducción a Espacio en Blanco, “Solo desde la más completa oscuridad puede volver la luz”; a veces, tenemos que bajar hasta el fondo para tomar impulso y salir con fuerza, bastará una pequeña luz que nos guíe y desear hacerlo…

La oscuridad no es mala “per se”, pero permanecer mucho tiempo en ella si puede serlo, el ser humano no está hecho para la oscuridad, necesita la luz; cuántas veces decimos que nos hemos visto arrastrados a ella cuando, en realidad, nos hemos dejado caer…

Si ves que una luz atraviesa por delante de ti, síguela o, al menos, fíjate hacia donde se dirige, ya tomarás ese camino después…”

Recuerdo…

“Recuerdo aquella conversación, lo que se dijo…ha pasado tiempo, y en mi cabeza solo resuena lo que no se llegó a decir…entre medias hay un espacio gris, liso, uniforme, un espacio casi vacío de no ser por ese ruido…en un instante el suelo pasó a ser un plano inclinado y resbalé de manera irremisible…recuerdo que aparté algunas verdades para poder seguir adelante…a veces, solo las mentiras tienen asidero…tanto la luz como la oscuridad me cegaban, aunque no quería mirar abría los ojos, no sé qué intentaba ver…hice lo que pude para no entrar en el laberinto, y así no tener que salir de él…en cuando noté la primera brisa de aire me dejé llevar, me daba igual si el viento soplaba del mar a tierra, o de tierra a mar…la cuestión era que en mi mano llevaba el mapa del mundo…podía ir a donde quisiera…”

Desde lo oscuro

“Es curioso como habiendo oscuridad y luz, día y noche, más o menos a partes iguales, dependemos tanto de una y tememos (o cuando menos, no nos gusta) la otra; el día es la vida, su luz es el motor que nos mueve…la noche nos da miedo, nuestros instintos de defensa se disparan, buscamos resguardo, nos acurrucamos, no vivimos…porqué no estamos hechos para desarrollarnos en ambos?

Incluso nuestros pensamientos son diferentes según el momento del día o la noche…en la oscuridad emerge desde nuestro interior ese otro yo, el que nos cuenta cosas que no queremos oír, cuyos susurros producen desasosiego, su directa mirada nos intimida, más cuando nos vemos ahí reflejados…pareciera, incluso, que la oscuridad libera los pensamientos que de otra forma, reprimidos o ignorados, no acuden de día…

Parecemos esa hoja que intenta escapar de lo oscuro buscando la poca luz que le sea suficiente, buscaremos la luz aunque ésta nos ciegue…”

Alma

“Parece…no, estoy seguro…mi alma se oscurece…hace tiempo que lo siento, creo que se acrecienta con el paso del tiempo, es una sensación como de frío que solo dura un instante, y a la que te acostumbras enseguida…eso es lo que más miedo me da…antes era una intuición, una sensación vaga, sugestión…pensaba…esta mañana, al levantarme, sentí su peso…así es, cada vez pesa más, cada vez es más difícil de llevar…lo curioso es que cada vez se hace más pequeña, como un pequeño agujero negro con su particular horizonte de sucesos, su punto de no retorno, a partir del cual no hay salvación posible…mi alma se oscurece, ya la siento más…y la noto menos…”

Cuánto hay…

“Cuánto hay de cierto en lo que sabemos y conocemos de los demás?…Poco…seamos humildes y reconozcámoslo…la mayoría son imágenes idealizadas de nuestros deseos, otra parte son las formas y colores que entran por nuestra retina, imágenes planas que nuestro cerebro interpreta…de lo poco que queda, y con suerte, acertaremos en la mitad siendo generosos…somos unos desconocidos entre nosotros, empezando por uno mismo…mira, mira dentro de ti…si quieres y te atreves…”

Silueta

“Silueta conocida, silueta desconocida…silueta que rompe la serie, silueta que ocupa (busca) su lugar…silueta habitual, silueta gris…silueta reposada, silueta incómoda dentro y fuera…silueta inmóvil, que ve, que siente, que ya no quiere sentir más…”

Oscuros días

“Oscuros días de agachar la cabeza, oscuros días de caminar pisando grava, oscuros para ver con certeza, oscuros para no querer mirar…pasos acompasados, lentos, aunque en nuestro pensamiento nuestros pies corran como nunca…oscuros días para no volver, para que no vuelvan, para no recordar…oscuros días de flores marchitas, oscuros días de manos entrelazadas que se separan a la menor ocasión…oscuros días de tumbas abiertas…..oscuros días de cementerio…”

Silencios

“Éste es un pequeño extra que ya tiene unos años, creo recordar que lo hice por el 2014, creo que ya lo subí en su tiempo, no estoy seguro, pero me lo encontré el otro día y…es un vídeo (mejor dicho una serie de imágenes con un poco de música) cortito, de recogimiento, de verlo en silencio…”

B&N

“Blanco y negro…luz y oscuridad…en este caso la luz es clara, definida, sencilla…sin sorpresas, vaya…hasta confiable diría yo…se ve sólida y agradable……la oscuridad…eso es otra cosa…indefinida, perturbadora…pero viva, sorprendente, provocadora, trata de que avancemos para intentar ver…nos cuestiona, necesitamos comprenderla…la oscuridad no es la nada, es solo ausencia…”