“A pesar de…”

“A pesar de no haber llegado la primavera, la naturaleza que no entiende de fechas, nos regala pequeñas maravillas como ésta, pero debemos desconfiar, el invierno se guarda todavía un cartucho helado que dará al traste con los adelantados brotes, éste sol no es de esta estación…

Así nos sucede cuando, despreciando la lógica cerebral, dejando a un lado el pragmatismo vital, corremos al galope a lomos del corazón, iniciamos eufóricos una carrera alegre, no miramos hacia los lados, nuestro deseo es muy poderoso y nos arrastra de manera inmisericorde…no siempre terminamos esa carrera y, si lo hacemos, no llegamos al final esperado en la mayoría de las veces…correr no es malo, lo malo es caerse…pero, eso sí, lo habremos disfrutado como locos…”

Lluvia

“Caminar bajo la lluvia, un antiguo placer, dejar de ver y solo oír el murmullo del agua, abstracción, los pensamientos llegan en tropel, meditación…

…el entorno se vuelve difuso, avanzamos tranquilamente en nuestro refugio particular, las personas se vuelven zapatos y botas, silentes acompañantes…

…la suave brisa nos humedece los ojos, nos acaricia el rostro, un pequeño escalofrío nos dice que ya es hora de terminar, retornamos a la vigilia, recogemos, guardamos…pronto volverá a llover…esperamos…”

Al sol…

“Al sol de primavera, antesala del verano caluroso que pronostican, andar relajado, pensamientos libres…”

La Tarde

“La tarde en horas bajas, somnolienta, que desdibuja nuestro pensamiento, de ideas inconexas, dejándonos llevar, permitiéndonos acompañarla…”

Caminar

“Caminar suave, lento, entre brumas…caminar en un sueño, donde solo importa lo que hay delante de nosotros…”

Vacíos II

1010484

“A veces parecen vacíos recientes, como si, aún no sabiendo, hubieran habido personas paseando hace un momento…sin duda una relación estereotipada, el parque y el lento paseo…el lugar tranquilo…”

 

El fin del sendero

P1010288_1103

“Y así cuando le sientas tan suave,
que te haga caminar ya tan ligero
como nave que empuja la corriente,

habrás llegado al fin de este sendero:
reposar allí espera tu fatiga.
Más no respondo, y esto lo sé cierto.

Y después de decir estas palabras,
oímos una voz cercana: «¡Acaso
necesites sentarte mucho antes!”

Divina Comedia

Dante Alighieri