El bosque

A veces, un árbol, o varios, nos impiden ver el bosque, unas veces son árboles que crecen silvestres, otras fueron plantados por otros, y otras, aún siendo pocas, y por desgracia, somos nosotros los que los ponemos ahí; no nos sirve con ponernos un velo delante de los ojos, ya ponemos un árbol entero con tal de no ver el bosque, que felices estamos contemplando nuestro árbol, que plácidamente, ignorantes, vivimos… el bosque sigue existiendo pese a nuestros patéticos actos y, no olvidemos, que seguimos quedándonos fuera del bosque.

Deshojar

“A veces me pregunto cómo ha llegado el mundo a estar como está ahora, porqué no es todo flores en lugar de tanta muerte y destrucción, cómo es que los humanos, si la Tierra fué una gran flor al inicio, jugamos a deshojar la margarita, cómo somos tan ingenuos de pensar que lo dominamos todo, mucho me temo que Gaia, su conciencia planetaria, al final de ese deshojar, no nos va a querer”

Café a tres

“Tardes de calor y sombra de avellanos, de charlas distendidas mecidas por la débil brisa, un rincón cercano y apartado a la vez, dejando que nuestra mente proporcione las palabras que no llegamos a pronunciar conscientemente, de debates por momentos polarizados, en los que, de no haber acuerdo tampoco habrá empate, tardes en las que el tiempo transcurre a la velocidad de la naturaleza, en las que el espíritu recarga su batería, tardes en las que descalzos, como una eléctrica toma a tierra, descargamos los malos sentimientos”.

“A pesar de…”

“A pesar de no haber llegado la primavera, la naturaleza que no entiende de fechas, nos regala pequeñas maravillas como ésta, pero debemos desconfiar, el invierno se guarda todavía un cartucho helado que dará al traste con los adelantados brotes, éste sol no es de esta estación…

Así nos sucede cuando, despreciando la lógica cerebral, dejando a un lado el pragmatismo vital, corremos al galope a lomos del corazón, iniciamos eufóricos una carrera alegre, no miramos hacia los lados, nuestro deseo es muy poderoso y nos arrastra de manera inmisericorde…no siempre terminamos esa carrera y, si lo hacemos, no llegamos al final esperado en la mayoría de las veces…correr no es malo, lo malo es caerse…pero, eso sí, lo habremos disfrutado como locos…”

Retrato de invierno

“Quien diga que las estaciones duran lo mismo, o miente, o se fía del calendario…el invierno es, con diferencia, la estación que más tiempo dura, aproximadamente el doble que el verano y, digamos, un 66% más que la primavera y el otoño (aquí habría muchos matices que contemplar); y va desde últimos de noviembre hasta últimos de abril, además, es la estación que más se hace notar, de la que más comentamos, la que más nos habla al oído, la que más nos incomoda la piel, la más dura, la más recia, la que menos miramientos se toma durante su transcurso…hay un dicho que dice “no somos nada, y menos en la ducha”, pues en invierno tampoco somos gran cosa, bultos oscuros que se mueven al compás de la racha de viento imperante y poco más…pero bueno, hay quien lo torea con chulería, como el árbol de la fotografía, que se desnuda cuando empieza y se viste cuando llega el calor…algo sabe que no nos cuenta…”

Perfume exótico

“Cuando, los dos ojos cerrados, en una cálida tarde otoñal, Yo aspiro el aroma de tu seno ardiente,
Veo deslizarse riberas dichosas
Que deslumbran los rayos de un sol monótono;

Una isla perezosa en que la naturaleza da
Árboles singulares y frutos sabrosos;
Hombres cuyo cuerpo es delgado y vigoroso
Y mujeres cuya mirada por su franqueza sorprende.

Guiado por tu perfume hacia deleitosos climas, Yo diviso un puerto lleno de velas y mástiles Todavía fatigados por la onda marina,

Mientras el perfume de los verdes tamarindos,
Que circula en el aire y satura mi olfato,
Se mezcla en mi alma con el canto de los marineros.”

Las Flores del Mal

-Charles Baudelaire-

Un poco de…

“De vez en cuando, aún en estos días de otoño-invierno, días lluviosos, fríos, oscuros y ventosos…aún en estos días, es posible encontrar momentos de luz, de color y calor…, momentos que nos permiten recargar baterías y seguir adelante en espera de los primeros brotes de primavera…

Que paseis un buen fin de semana con un “mucho” de todo ello, de luz, de color y de calor. Un abrazo!”

Resolviendo el verano

“Está claro que el otoño se ha cómodamente instalado entre nosotros, los signos son evidentes, aumentan las hojas secas, la brisa es viento, la gente vespertina menudea…este otoño que existe gracias al verano, asimismo el invierno existirá gracias a que existe el otoño….no, no corráis tanto, la primavera no existe gracias al invierno, la primavera es el inicio de todo, de la luz, de la vida, del abrir los ojos…en la foto muestro el otoño seco, rancio, malhumorado, de mirada torva, de palabras cortantes, que nos hace llorar a veces, que nos deprime un poco y nos hace recordar otros momentos…ah, me retiro cortésmente, parece que llega doña melancolía…”

Solo hay que llevarlo…

“Puede que sea cuestión de actitud, de carácter, es muy difícil de mantener, mucho se presume de su condición, pero a la mínima dificultad, al mínimo contratiempo, sus cimientos se tambalean, tampoco hay que llevarla a un punto máximo en que resulta ridícula y contraproducente, no hay que exagerar…solo hay que llevarlo…con dignidad…”