Interior

“La belleza interior es, a menudo, oscura, con zonas difuminadas, incómoda incluso; la belleza interior, ya de por sí, es esquiva, se oculta y se disfraza. Llegar a ella supone un gran esfuerzo y, en ese caso, tratar de sacarla al exterior se convierte en una prueba de resistencia, el fracaso abunda pero, algunas veces, se consigue, entonces lo oscuro se vuelve luz resplandeciente, una luz que toca el alma y nos eleva”.

Si ves una luz…

«Como dice la introducción a Espacio en Blanco, «Solo desde la más completa oscuridad puede volver la luz»; a veces, tenemos que bajar hasta el fondo para tomar impulso y salir con fuerza, bastará una pequeña luz que nos guíe y desear hacerlo…

La oscuridad no es mala «per se», pero permanecer mucho tiempo en ella si puede serlo, el ser humano no está hecho para la oscuridad, necesita la luz; cuántas veces decimos que nos hemos visto arrastrados a ella cuando, en realidad, nos hemos dejado caer…

Si ves que una luz atraviesa por delante de ti, síguela o, al menos, fíjate hacia donde se dirige, ya tomarás ese camino después…»

Recuerdo…

“Recuerdo aquella conversación, lo que se dijo…ha pasado tiempo, y en mi cabeza solo resuena lo que no se llegó a decir…entre medias hay un espacio gris, liso, uniforme, un espacio casi vacío de no ser por ese ruido…en un instante el suelo pasó a ser un plano inclinado y resbalé de manera irremisible…recuerdo que aparté algunas verdades para poder seguir adelante…a veces, solo las mentiras tienen asidero…tanto la luz como la oscuridad me cegaban, aunque no quería mirar abría los ojos, no sé qué intentaba ver…hice lo que pude para no entrar en el laberinto, y así no tener que salir de él…en cuando noté la primera brisa de aire me dejé llevar, me daba igual si el viento soplaba del mar a tierra, o de tierra a mar…la cuestión era que en mi mano llevaba el mapa del mundo…podía ir a donde quisiera…”

Desde lo oscuro

«Es curioso como habiendo oscuridad y luz, día y noche, más o menos a partes iguales, dependemos tanto de una y tememos (o cuando menos, no nos gusta) la otra; el día es la vida, su luz es el motor que nos mueve…la noche nos da miedo, nuestros instintos de defensa se disparan, buscamos resguardo, nos acurrucamos, no vivimos…porqué no estamos hechos para desarrollarnos en ambos?

Incluso nuestros pensamientos son diferentes según el momento del día o la noche…en la oscuridad emerge desde nuestro interior ese otro yo, el que nos cuenta cosas que no queremos oír, cuyos susurros producen desasosiego, su directa mirada nos intimida, más cuando nos vemos ahí reflejados…pareciera, incluso, que la oscuridad libera los pensamientos que de otra forma, reprimidos o ignorados, no acuden de día…

Parecemos esa hoja que intenta escapar de lo oscuro buscando la poca luz que le sea suficiente, buscaremos la luz aunque ésta nos ciegue…»

Un poco de…

«De vez en cuando, aún en estos días de otoño-invierno, días lluviosos, fríos, oscuros y ventosos…aún en estos días, es posible encontrar momentos de luz, de color y calor…, momentos que nos permiten recargar baterías y seguir adelante en espera de los primeros brotes de primavera…

Que paseis un buen fin de semana con un «mucho» de todo ello, de luz, de color y de calor. Un abrazo!»

B&N

«Blanco y negro…luz y oscuridad…en este caso la luz es clara, definida, sencilla…sin sorpresas, vaya…hasta confiable diría yo…se ve sólida y agradable……la oscuridad…eso es otra cosa…indefinida, perturbadora…pero viva, sorprendente, provocadora, trata de que avancemos para intentar ver…nos cuestiona, necesitamos comprenderla…la oscuridad no es la nada, es solo ausencia…»

Gris

«Llueve, hay viento…hoy, lunes, es un día propicio para el gris…apenas ha amanecido y la ausencia de color es notoria, la calle es gris, el cielo es gris, las personas con las solapas de sus abrigos subidas apenas dejan ver sus ojos, bultos grises deambulando con aparente intención…hoy va a ser un día de esos, de los que recordaremos su nombre pero no sus detalles, las horas transcurrirán sin nuestro permiso, nosotros miraremos hacia adelante…pero no veremos nada…el gris no se ve…»

Resolviendo el verano

«Está claro que el otoño se ha cómodamente instalado entre nosotros, los signos son evidentes, aumentan las hojas secas, la brisa es viento, la gente vespertina menudea…este otoño que existe gracias al verano, asimismo el invierno existirá gracias a que existe el otoño….no, no corráis tanto, la primavera no existe gracias al invierno, la primavera es el inicio de todo, de la luz, de la vida, del abrir los ojos…en la foto muestro el otoño seco, rancio, malhumorado, de mirada torva, de palabras cortantes, que nos hace llorar a veces, que nos deprime un poco y nos hace recordar otros momentos…ah, me retiro cortésmente, parece que llega doña melancolía…»

Un último grito

«Un último grito, desesperado e inútil, un clamor vacío para todos, certero en su inevitabilidad; el ocre se acerca, la luz baja como una guillotina que dejará esos pétalos en el suelo…un grito sordo…septiembre…»

Pd: por si alguien se lo plantea, no, la foto no está volteada 😀

De luces y sombras

«De luces y sombras está el mundo hecho, tanto unas como otras se reparten nuestras vidas, pero seguimos dejándonos llevar por lo que vemos, lo que la luz ilumina, parece que solo existe lo que la luz muestra; así solo tenemos la mitad de la información, muchas veces menos. Se dice, falsamente, «lo que las sombras esconden», cobardes, miedosos, falsos,…nos dejamos la mitad de la vida en la sombra, en lo oscuro; por dentro somos oscuridad, la poca luz que tenemos la producen las cínicas farolas, la poca luz que nos llega no es nuestra…»