Cinexin

Así es ver el mundo dividido en trozos, no vemos su totalidad en ningún momento, tampoco somos conscientes de nuestra influencia, de nuestro paso, solo fragmentos de sombras, pequeños rastros a los que llamamos nuestra vida; menos mal que, en la antesala de la muerte, nos muestran nuestro deambular vital al completo proyectado con un Cinexin, con las pilas justas, eso si.

Mañana

“Sigo dándole vueltas a la cabeza, resuelvo caminar hacia atrás y, con paso firme, recuperar el tiempo y la posición, ajusto el cinturón y echo los hombros hacia atrás, avanzo…mis pensamientos abren camino y las palabras me azotan el rostro, la lucha es dura pero sigo hacia adelante…cuando la falta de luz empieza a nublar mi vista aprieto los músculos, sujeto con fuerza mi mente y mantengo el empeño, todavía es posible un poco más…

…ya está oscuro y es momento de parar, de descansar, no ha sido un mal día después de todo, ya me contarás si ha merecido la pena, pero dímelo mañana…que mañana será otro día…”

El invierno se alarga…

“Parece que el invierno se alarga, los rayos del sol apenas pueden con la oscuridad presente, el horizonte está cubierto de brumas impenetrables, no se acierta a adivinar qué hay más allá; caminamos con prisa, con urgencia, metemos las manos en los bolsillos y agachamos la cabeza, no nos miramos al pasar, solo queremos llegar a casa y encender la luz, una sola vela nos reconforta…

El cielo está oscuro, gris, se intuye que la luz tardará en llegar…parece que el invierno se alarga, pero siempre hubo una primavera tras él…”

“A pesar de…”

“A pesar de no haber llegado la primavera, la naturaleza que no entiende de fechas, nos regala pequeñas maravillas como ésta, pero debemos desconfiar, el invierno se guarda todavía un cartucho helado que dará al traste con los adelantados brotes, éste sol no es de esta estación…

Así nos sucede cuando, despreciando la lógica cerebral, dejando a un lado el pragmatismo vital, corremos al galope a lomos del corazón, iniciamos eufóricos una carrera alegre, no miramos hacia los lados, nuestro deseo es muy poderoso y nos arrastra de manera inmisericorde…no siempre terminamos esa carrera y, si lo hacemos, no llegamos al final esperado en la mayoría de las veces…correr no es malo, lo malo es caerse…pero, eso sí, lo habremos disfrutado como locos…”

Un día cualquiera de invierno

“Respiro agitadamente, el corazón acelera para bombear el rojo vivo, los ojos lagrimean, las venas se estrechan para no exponer la sangre, mis pensamientos se ralentizan, o son menos veloces, no sé…cuesta dar otro paso…lo doy…me pongo en modo automático esperando que se resuelva la situación lo mejor posible…aún no ha amanecido, y tardará en asomar la luz…hay sombras a mi alrededor que, según transcurre el tiempo, se definen perdiendo su esencia…solo los pájaros parecen vivos…es un día cualquiera de invierno…”

Excesos

“En estos días, además de los excesos habituales, llamémosles así, se producen otros que no pasan desapercibidos, son el exceso de hablar, se habla demasiado y sin pensar, con buena intención…si, pero demasiado, hablamos de todo y con todos…también hay un exceso de buenas intenciones y deseos, que ya sabemos que no vamos a cumplir por nuestra parte, y de la otra sabe dios…; hay exceso de promesas, una cosa es una buena intención, pero prometer es un paso más adelante que, en realidad, no pasa de ser otro simple deseo; hay más excesos, exceso de verse, de ayudarse, de consolarse, de quererse…palabras importantes, pero excesos que la más leve brisa se lleva antes que esa triste hoja seca…hay una maldita inercia que nos lleva a cometerlos, una especie de obligación que no llego a entender…en fin, me paso estos días con el freno puesto, por si acaso, aunque pisar el acelerador un poco tampoco viene mal para saber como estamos de mecánica…”

Un poco de…

“De vez en cuando, aún en estos días de otoño-invierno, días lluviosos, fríos, oscuros y ventosos…aún en estos días, es posible encontrar momentos de luz, de color y calor…, momentos que nos permiten recargar baterías y seguir adelante en espera de los primeros brotes de primavera…

Que paseis un buen fin de semana con un “mucho” de todo ello, de luz, de color y de calor. Un abrazo!”

Del Vacío…

“Da un poco de miedo mirar alrededor y ver espacios vacíos, ver, también, gente vacía…el tiempo, que todo lo lleva, trae y abandona después, está lleno de qué?…de nada…también vacío…

…aún así, el peor vacío no es el que se experimenta mirando al abismo, sino el que tenemos dentro, de ahí que pocos se atrevan a mirar dentro de si, solo los que han llegado al final de su mente y no les ha bastado…

El vacío existe porque existe el espacio ocupado, son partes inseparables del todo, hasta que no lo entendamos así no perderemos el miedo, hasta entonces no podremos avanzar…”

Contraste

“Contraste”

1. Oposición o diferencia notable de una persona o cosa con otra.”

2. Diferencia de intensidad de iluminación en la gama de blancos y negros o en la de colores de una imagen fotográfica o cinematográfica.

Yo añadiría una tercera, la de diferencia necesaria para que la vida prospere y sea atractiva, nos saque del adocenamiento, la alienación, la monotonía…el contraste es la “salsa” de nuestra existencia.

Lágrimas de sangre

“No todo en la vida tiene un sentido, las circunstancias nos golpean y zarandean con una osadía irracional, nada lo justifica, ni lo que hicimos, ni lo que vamos a hacer, la impotencia nos amordaza, cuando vienen mal dadas entrecerramos los ojos no queriendo ver, entonces lloramos algo parecido a lágrimas de sangre”