Ver más allá…

“Ver más allá, abrir nuestro campo de visión, ese campo acotado ahora mismo, tan cerrado y encajonado por las circunstancias que nos acogota y sume en una desesperante existencia, la incertidumbre y el miedo se acrecienta por lo que vemos a nuestro alrededor…de eso se trata, de expandir el “alrededor”, de expandir y observar, darnos un momento, un respiro…como en la fotografía, suciedad, trastos en anárquica sucesión, una viñeta que no permite ver los bordes con claridad, lo aparentemente indeseable y caótico también, en otros momentos, es capaz de producir belleza y placer, el agua que brota de esas bocas se mueve al compas de mágicas notas musicales, crea bailes y ritmos que, acompañados de un arcoíris de colores brillantes, absorben y maravillan nuestros sentidos…no dejemos…mejor dicho, no permitamos que nos pongan orejeras, no permitamos que nos cubran la vista con velos, abramos el encuadre y disfrutemos de la belleza y la esperanza que siguen ahí, esperando ser (re)descubiertas…”

El gorrión

“Hoy a venido un gorrión hasta mi ventana, parecía joven, se ha acercado lo suficiente para haberlo tocado de no moverse, ha ladeado la cabeza y me ha mirado como valorando la situación, parecía haberse dado por satisfecho pues luego, dando esos pequeños y graciosos saltos, ha recorrido el pequeño patio, seguramente buscando hormigas u otros insectos…hoy ha venido un gorrión hasta mi ventana…y se ha marchado…cuando vuelva le daré unas pequeñas migas para que se quede un rato más…cuando vuelva…”

Contraste

“Contraste”

1. Oposición o diferencia notable de una persona o cosa con otra.”

2. Diferencia de intensidad de iluminación en la gama de blancos y negros o en la de colores de una imagen fotográfica o cinematográfica.

Yo añadiría una tercera, la de diferencia necesaria para que la vida prospere y sea atractiva, nos saque del adocenamiento, la alienación, la monotonía…el contraste es la “salsa” de nuestra existencia.

La vida misma

“Como la vida misma, unas veces recta y clara, otras sinuosa, sin poder ver más allá de nuestra nariz, unas veces libre de obstáculos y otras interrumpida, desviada o entorpecida por las circunstancias; a pesar de lo claro que parece el camino no es fácil seguirlo, es fácil tropezar…las huellas son claras, otros han pasado ya por ahí…”

Encerrados

“Abrimos los ojos (cuando el cerebro dice que debemos abrirlos, si, pero bueno, supongamos que somos nosotros los que decidimos) y tratamos de enfocar la mirada, vemos la perenne e impasible reja, barrotes fuertes, nos sentimos encerrados…decidimos que es así. El primer paso para ser libres es mirar alrededor y elegir camino.”

Lágrimas

“Ojos tristes, nostálgicos, rostro que habla de tiempos de dominio en el mar, pequeños números que, como lágrimas, descienden hasta ahogarse en ese agua que plácidamente te envuelve…”

Sin título

“Rectas y curvas complementarias, de fuerte y firme presencia solo permitida por el tiempo, luz que proporciona realidad…”

No está claro…

“No está claro el camino a seguir, es fácil perderse, tropezar, no está claro donde comienza y donde termina, será cuestión de seguir caminando aunque nos lleve toda la vida…”