Purgatorio

“Cielos rotos, alrededores oscuros y espinosos, una mala invitación a pasar, una advertencia, un dantesco infierno suavizado, desesperanza, suave luz que no serena el ánimo, transformación del resto, pesadilla vívida, fe en que nuestras almas están lo suficientemente limpias, de lo contrario hemos llegado, ésta es la última etapa en la purificación de los elegidos.”

Así como no recuerdas…

“Así como no recuerdas el inicio, sabrás cuando llegas al final, no hay aviso que lo preceda ni anuncio que puedas ver, de repente un muro blanco y una sola opción de atravesarlo, te paras dudando pero no está permitido quedarse, detrás de ti ya no hay nada, no hay camino por el que regresar, solo tú humilde pasarás…”

Ayer estuve aquí…

“Ayer estuve aquí descansando, con mi alma derrotada, suspirando, inhalando, recogiendo mis enseres, guardando los recuerdos, echando…la cancela,

ayer estuve aquí esperando, con mis manos llorosas, con mis ojos clamando,

ayer estuve aquí sentado demasiado tiempo… Dios!

¡qué larga se me hizo…la espera…!”

Cita

“La mayor parte de los matices que nos ofrece la vida, únicamente pueden apreciarse si nos acercamos lo suficiente”

“Amor en tiempos del virus”

Caminando

“Caminando la media tarde,
caminando hacia el ocaso,
la vida se oscurece,
la vida para andarlo,
es demasiado pronto,
demasiado, demasiado...
Un camino a ciegas es
un camino marcado,
caminando hacia donde,
caminando desde cuando"

Jonsu

“Todos tenemos que cruzar la puerta tarde o temprano, encorvados por la carga que llevaremos en los hombros, con los pies llenos de barro, con el rostro vuelto hacia el interior, desnudos por fuera…y por dentro, la inmutable ley ya está firmada y publicada en el Diario de Jonsu…todos debemos someternos a su terapia sanadora y a la inevitable inaplicabilidad del tiempo, una vez traspasado el umbral comienza el tránsito, a veces en soledad, otras en compañía de rezagados revenants, un mundo nuevo, que no una vida, un viaje iniciático sin fin…”

La Señora

“Gritas, dejas de gritar, no te oyen, no te ven, tu cabeza se sacude en todas direcciones tratando de ver, buscando la solución, tu cuerpo se mueve en modo automático, el cerebro atávico ha tomado el control, alrededor todo se espesa, te rodea y te abraza poderosamente, ves como el aire se aleja de ti, tu alma bonita se debate en aguas oscuras, la señora ya viene, te habla despacio con palabras que ensordecen tu mente y te llenan de ecos viejos, la desesperación se vuelve larga espera y la pregunta se hace presente ”la vida…era esto?…tienes toda la eternidad para encontrar la respuesta…”

Zona oscura

“Vértigo de levantarse cada mañana, de ver la perspectiva del día que tienes por delante, de no ver las cosas claras, no hay día que no tenga su parte oscura, puede haber más o menos luz, pero siempre hay una zona en penumbra a la que nos da miedo entrar; sin embargo, debemos transitarla también, tenemos que hacerlo y, dependiendo de cómo lo hagamos, así saldremos de ella para continuar el diario viaje, unos darán pasos firmes con fuertes pisotones, otros deslizando el pie, produciendo apenas un susurro, otros se pondrán su particular capa de invisibilidad, otros…otros no entrarán en la zona oscura, y no seguirán camino, se quedarán en la luz amable y tranquilizadora del hoy, ojalá les dure mucho tiempo…”