El Final de la Jornada

«Bajo una luz descolorida
Corre, danza y se tuerce sin razón La Vida, impudente y vocinglera, así, en cuanto en el horizonte

La noche voluptuosa sube, sosegándolo todo, hasta el hambre, borrándolo todo, hasta la vergüenza, El Poeta se dice: ¡»Finalmente»!

Mi espíritu, como mis vértebras,
Implora ardiente el reposo;
El corazón lleno de pensamientos fúnebres,

Voy a tenderme de espaldas envolviéndome en vuestros cortinados, «¡Oh, refrescantes tinieblas!»

Las Flores del Mal

Charles Baudelaire

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s