“Existe un lugar desde donde todo comenzó, o finalizó, no tiene importancia porque el tiempo no lo define, un lugar más allá de nuestra vista, de nuestra conciencia, de nuestros sueños…un lugar primigenio e iniciático, que conecta el cielo con el inframundo, que encierra la vida y la muerte…aquí no se puede llegar cuando uno quiere, sino cuando uno lo necesita y, aún así, es un viaje arduo y duro, cuyas alforjas nos lastrarán enormemente, un viaje de aprendizaje para obtener el conocimiento, para al final ver nuestro yo esencial…yo no estoy preparado para este viaje, principalmente porque no sé si quiero iniciarlo, o no sé si lo necesito, tal vez por el temor a no llegar, a quedarme en el camino…es solo que, a veces, se oye su hipnótica llamada…”

11 comentarios en “El Árbol

  1. Es mejor que la hipnótica llamada se escuche lo más tarde posible…en esto tendríamos que aprender de otras culturas, en las que las que te preparan mejor para el momento en que te tocan el timbre. Un abrazo y buen finde

  2. Llegamos a este mundo haciendo un viaje que comienza en el ruido, o bien de alguien que está ahí diciendo venga ya viene, los gritos de una madre por el dolor y después el propio llanto.
    Seguimos un viaje entre el ruido, mucho ruido.
    Cuando esa llamada llega creo que debemos esperar en silencio.
    Es inevitable, aunque cuanto más tarde, mejor.
    Un abrazo Juanjo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s