El gorrión

«Hoy a venido un gorrión hasta mi ventana, parecía joven, se ha acercado lo suficiente para haberlo tocado de no moverse, ha ladeado la cabeza y me ha mirado como valorando la situación, parecía haberse dado por satisfecho pues luego, dando esos pequeños y graciosos saltos, ha recorrido el pequeño patio, seguramente buscando hormigas u otros insectos…hoy ha venido un gorrión hasta mi ventana…y se ha marchado…cuando vuelva le daré unas pequeñas migas para que se quede un rato más…cuando vuelva…»