La cita

“Estoy cansado, todos los días acudo a la cita, desde que el tiempo oscurece, le he pedido a mi dama, mi dulce dama, tantas citas que he perdido la cuenta, cuando se lo pido me mira de soslayo y me sonríe, pero no dice nada, yo no decaigo, lo intento y vuelvo a intentar, sé que mi destino está unido indefectiblemente a ella; aquí estoy como todos los días, se hace tarde, estoy cansado, hoy tampoco va a venir…tendré que volver mañana…”