P1010330_1067

«Yo creo que una hoja de hierba no es menos que la diaria trayectoria de las estrellas,

Y que la hormiga también es tan perfecta, y un grano de arena, y el huevo del reyezuelo,
Y la reineta es una obra de arte comparada con lo más grande,

Y la zarza trepadiza podría adornar los salones celestiales,
Y la menor articulación de mi mano menosprecia toda mecánica,
Y la vaca que rumia con su cabeza gacha sobrepasa cualquier estatua.

Y una sonrisa es un milagro suficiente como para conmover
a sextrillones de incrédulos.
Yo encuentro incorporados en mi gneis, carbón, músculos
de largos filamentos, frutos, granos, racimos comestibles, Tengo mi cuerpo todo estucado, con imágenes de cuadrúpedos y pájaros,

Y por buenas razones he distanciado lo que está detrás de mí,
Pero que puede retornar en cuanto yo lo desee.
En vano la fuga o el miedo;

En vano las rocas plutónicas despiden su antiquísimo calor
para impedir que yo me aproxime;
En vano el mastodonte oculta su osamenta bajo el polvo;
En vano las cosas están a leguas de distancia y asumen múltiples formas;

En vano el océano se repliega en sus cavernas y los grandes monstruos en sus profundidades;
En vano el gallinazo busca un nido en el cielo;
En vano la sierpe se desliza entre las plantas rastreras y el ramaje de los árboles;

En vano el alce se oculta en las profundas y boscosas gargantas; En vano el pingüino de afilado pico emigra al norte, hacia
el Labrador;
Y yo lo sigo prestamente, y trepo hasta el nido que está en

la grieta del acantilado»

 

Hojas de Hierba

Walt Whitman

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s