Al fondo

P1010290_1105

«Ahora ya sabe más de eso que el mundo
no puede ver de la divina gracia,
aunque su vista el fondo no discierna»

Divina Comedia

Dante Alighieri

En rojo

P1010272_1023

«El sol, que atrás en rojo flameaba,
se rompia delante de mi cuerpo,
pues sus rayos en mí se detenían»

Divina Comedia

Dante Alighieri

 

El Ángel

P1010117_0949

«El ángel que a la tierra trajo anuncio
de aquella paz llorada tantos años,
que abrió los cielos tras veto tan largo,

tan verdadero se nos presentaba
aquí esculpido en gesto tan suave,
que imagen muda no nos parecía»

Divina Comedia

Dante Alighieri

 

Y el cielo contemplaba…

P1010235_1034

«Y el cielo contemplaba la osamenta soberbia»

«Yo he visto algunas veces, en el foro de un escenario trivial Que inflamaba la orquesta sonora,
Un hada encender en un cielo infernal»

Las Flores del Mal

Charles Baudelaire

Tengo miedo del sueño…

P1010171_0882

«Tengo miedo del sueño como se teme un gran agujero, Colmado de vago horror, llevando no se sabe dónde; No veo más que infinito por todas las ventanas»

Las Flores del mal

Charles Baudelaire

 

Muros

P1010243_1042

Así llegamos a los hondos fosos
que ciñen esa tierra sin consuelo;
de hierro aquellos muros parecían.

Divina Comedia

Dante Alighieri

 

Ascensor

P1010109_0941

Harry salió del dormitorio, cruzó la sala y salió del apartamento. Le llegó el ascensor y pulsó el botón de llamada. La puerta se abrió; entró. El ascensor empezó a bajar. A su lado, de pie, había una mujer oriental, pequeñita. Tenía el cabello negro. Falda negra, blusa blanca, leotardos, pies menudos, zapatos de tacón alto. Era de tez oscura, y sólo llevaba un toque de lápiz de labios. Aquel cuerpo tan pequeño tenía un trasero sorprendente, de lo más atractivo. Sus ojos eran color castaño, muy profundos. Y parecían cansados. Harry alzó la mano y apretó el STOP. Cuando avanzaba hacia ella, la mujer gritó. Le dio un par de sopapos en la cara, fuertes, sacó el pañuelo y se lo embutió en la boca. La sujetó con un brazo por la cintura y,
mientras le arañaba la cara, le subió la falda con la mano libre. Le gustó lo que vio.

Charles Bukowski